TRABAJO SOCIAL

Ya llevamos 28 años de actividad de Servicio Social. Como colegio de Jesuitas, seguimos apostando por una educación integral y por formar a nuestros alumnos en Fe y Justicia.

Los alumnos de 1º de bachillerato nos lo cuentan año tras año. Es uno de los mejores regalos que ofrece el colegio. Se les da la oportunidad de entrar en contacto con una realidad de exclusión social y entregar, desde la gratitud, un poco de sí mismos. Al final, siempre reciben más de lo que dan.

Muchas gracias a todos los que habéis acompañado a nuestros alumnos en este camino que comenzaron desde bien pequeñitos hacia la comprensión de lo que es la SOLIDARIDAD.

PROYECTOS DE SERVICIO SOCIAL: UNA VENTANA AL MUNDO

Existen 6 tipos de programas que abarcan en total 26 proyectos. Esta opción debe hacerse desde una motivación auténtica, es decir, siendo conscientes del compromiso que vamos a establecer con una persona necesitada. En estos proyectos se pide una colaboración de aproximadamente hora y media a la semana, desde finales de octubre hasta finales de mayo. Las áreas de colaboración son:

    • Refuerzo educativo (apoyo escolar)
    • Personas con discapacidad
    • Personas sin hogar
    • Nuestros mayores
    • Menores en riesgo de exclusión social
    • Voluntariado hospitalario
ANÁLISIS DE LA REALIDAD. ACCIÓN SOCIAL. JUSTICIA SOCIAL. PASTORAL SOCIAL.

CALIDAD EDUCATIVA = CALIDAD ACADÉMICA + CALIDAD HUMANA + CALIDAD ESPIRITUAL

El Colegio Nuestra Señora del Recuerdo se caracteriza por ofrecer a sus alumnos una educación de calidad desde tres dimensiones complementarias: la académica, la humana y la espiritual. Creada en 1990, el Área de Servicio Social depende de la Jefatura de Formación y está en coordinación con el Departamento de Pastoral.

Mediante una serie de experiencias teórico-prácticas de contacto con realidades de exclusión social se pretende hacer realidad lo que en su día dijo el P. Arrupe SJ, “Ser personas con y para los demás”.

La experiencia de Servicio Social en 1º de Bachillerato se considera un objetivo fundamental de la Educación Jesuítica y un procedimiento básico de nuestra Pedagogía Ignaciana, impregnada de un marcado carácter social, acorde con los tiempos y la coyuntura histórica que vivimos. Por esta razón, la experiencia tiene que ser de carácter curricular, dejando en manos del alumno la elección del tipo de proyecto en el que desea participar, y siendo sus padres conscientes del tipo de educación al que se comprometen cuando eligen este centro.

Acompañando la acción

Somos conscientes de que estamos ofreciendo la primera experiencia de servicio social para la mayoría de los alumnos, y de que esta experiencia tiene más sentido en la medida en que se vive y se practica en la familia (unidad de criterios casa – colegio); finalmente, somos conscientes de que “los excluidos” se merecen lo mejor de nosotros mismos y no podemos cometer errores con ellos. Por eso la experiencia es acompañada directamente por un grupo de unos ciento treinta profesores y padres del colegio voluntarios que, con experiencia, formación y entrega, siguen de cerca el proceso de cada alumno en sus diferentes etapas del compromiso social.

Por ello, pedimos a los padres y madres que acompañen al compromiso de sus hijos desde casa, es decir, que sean coherentes con el planteamiento del colegio, favoreciendo y animando la asistencia al proyecto y, si fuera posible, implicándose activamente en el programa acompañando a los alumnos.

Saber + saber hacer

La mayoría de las instituciones y proyectos nos ofrecen una formación básica y específica acerca de la realidad en la que vamos a trabajar. El colegio Nuestra Señora del Recuerdo, por su parte, tiene un plan de formación que no pretende quedarse en la movilización cognitiva, sino que pretende también una implicación afectiva para poder realizar una ayuda efectiva. No basta con hacer el bien, hay que hacerlo bien.

Este tipo de formación también estará vinculada a la necesidad de dar un sentido evangélico a lo que hacemos. Por ello hay un plan de Tutorías de Pastoral Social en las que contamos con el apoyo y la participación activa de varios jesuitas y de los tutores de 1º de Bachillerato.

Ya no se puede vivir de otra manera

Después de esta experiencia el alumno descubre que no se puede vivir de espaldas a esa realidad social desfavorecida, que “nada de lo humano le es ajeno”.

Es nuestro deseo que, en adelante, la vivencia de ayuda y el encuentro con los rostros de la injusticia sean un criterio en las opciones y decisiones futuras de nuestros alumnos.

Este programa ha sido galardonado con los premios: Experiencia Didáctica en el Área de Letras (2º premio CDL – 1994) y Premio Santillana 2000 (Modalidad de Bachillerato y Primer Premio)

Esta actividad de carácter pedagógico trata de poner en práctica los valores evangelizadores de la justicia, la tolerancia y la solidaridad a lo largo de la educación en el Colegio, incidiendo de forma efectiva en 1º Bachillerato.

Dª Inés Silvela Coloma

Coordinadora del Trabajo Social en el Colegio